Categorías
Criminalistica

Criminalística, ¿es una ciencia?

Un recorrido histórico de cómo la Criminalística llegó a ser ciencia. Método científico. Objeto de estudio. Objetivos.

La Criminalística es considerada por muchos una ciencia. Hay pocas personas que aún dudan de esta afirmación. Sin embargo, vale aclararlo y fundamentarlo. Al igual que otras Ciencias Forenses, sigue una serie de procedimientos y emplea el método científico para llegar a sus conclusiones.

Como ciencia auxiliar del Derecho, la Criminalística participa en una gran cantidad de actos judiciales y policiales. Junto a otras Ciencias Forenses es la principal aliada de los funcionarios y magistrados judiciales para esclarecer un hecho delictivo y llegar a conclusiones categóricas que permitan determinar responsabilidades penales.

Esta tarea reviste de gran importancia y exige un accionar que “esté a la altura de las circunstancias“, como se suele decir. Significa que la Criminalística debe hacer uso de las mejores técnicas de investigación forense, pero no cualquiera, sino aquellos métodos válidos, comprobados, que permitan ser replicados, y que gocen de prestigio en la comunidad científica y criminalística.

Lo mencionado nos lleva a pensar que, entonces, la Criminalística, como Ciencia Forense, debe emplear el método científico. Esta modalidad, característica principal de la Ciencia, adaptada a la Criminalística, tiene que ser el horizonte de todo perito e investigador forense. Cualquier persona que se desenvuelva en alguna de las ramas de las Ciencias Forenses, debe trabajar utilizando el método científico.

Pero, ¿esto es así, en la actualidad, la Criminalística es una ciencia? ¿siempre tuvo el mismo criterio? ¿cuáles son los pasos que deben cumplir las ciencias forenses?

Esposas Papiloscopia Huellas Carcel Prision Justicia

La criminalística como ciencia

La criminalística es una ciencia, porque su conocimiento y sus métodos responden a los criterios científicos. Es una ciencia auxiliar porque su razón de ser es analizar y extraer datos de las evidencias y darlos a conocer a las autoridades judiciales, no juzgar. Es un saber multidisciplinario porque agrupa una serie de ciencias naturales y sociales. Su objetivo es el estudio científico de los indicios y las evidencias materiales que se utilizan y que se producen en la comisión de un hecho delictivo.

Objeto de estudio de la Criminalística

La criminalística es una ciencia auxiliar del derecho, la cual se encarga de buscar los indicios en un presunto hecho delictivo para determinar cuáles de éstos pueden convertirse en evidencia y así descubrir la verdad histórica de un hecho presuntamente delictivo. El estudio del delincuente sería más bien el objeto de la criminología, que es la encargada de indagar los motivos del crimen. Por su parte, el objeto de estudio de la criminalística es “el material encontrado en el lugar de los hechos”

Objetivos de la criminalística

  • Investigar de manera técnica y demostrar científicamente la existencia de un hecho delictuoso.
  • Aportar evidencias o coordinar técnicas para la identificación de la víctima.
  • Aportar evidencias para la identificación del o los presuntos autores y coautores.
  • Establecer los elementos de la situación delictuosa y a partir de ello reconstruir los hechos.
  • Aportar, a partir de los indicios, las pruebas materiales sustentadas en estudios técnicos y científicos para probar el grado de participación del o de los presuntos autores.
Fotografia Forense Criminalistica Escena del Crimen

Criminalística: una ciencia fáctica

Antiguamente la criminalística era magia, un arte adivinatorio y un conjunto de tradiciones. La famosa “prueba de Dios” que consistía en dejar al acusado a merced de eventos fortuitos para probar su inocencia o culpabilidad no se basaba en un fundamento causa efecto. Era una forma arbitraria de administrar justicia.

En el siglo VI A.C. en la Grecia clásica se produjo un cambio trascendental, gracias a los primeros filósofos que comenzaron a interpretar el mundo a partir de ideas lógicas y racionales.

Luego se desarrolló el Derecho Romano, basado en premisas legales y en un sistema procesal que intentaba ser coherente en todas sus etapas. La prueba más importante en ese entonces era el testimonio, a partir de los cuáles era posible establecer una serie de móviles con los cuales imputar o desechar las acusaciones contra un sospechoso. Pero la ley y su interpretación eran consideradas más importantes que el análisis de hechos concretos.

En el Renacimiento, fue marcada la llegada de las ciencias fácticas como ayuda al sistema judicial. Una de las primeras ciencias fácticas durante este período fue la anatomía. Luego del Renacimiento, las leyes eran el conocimiento formal y el perito hacía un uso práctico de la medicina para responder algunas preguntas que les permitirían a los jueces impartir justicia de forma veraz.

Ciencias fácticas

Estas trabajan con hechos científicos concretos y demostrables, los cuales reciben el nombre de datos, que son un conjunto de afirmaciones que se obtienen a partir de la observación. Sin datos no existiría la ciencia.

Pero para que los datos sean válidos deben ser rigurosos. La rigurosidad científica significa que un hecho debe ser medido y probado bajos los mismos parámetros por científicos diferentes y los datos siempre deberían ser iguales, lo que se llama ser objetivo.

En definitiva, la ciencia fáctica trabaja mediante la experimentación a través de la recolección de datos previos, mediante la observación y posterior experimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *